Últimas recetas

Cliente de restaurante burlado por ofenderse con la reproducción de música navideña

Cliente de restaurante burlado por ofenderse con la reproducción de música navideña



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Un chef de Michael's Tasting Room en St. Augustine, Florida, publicó una nota de un cliente en línea sobre música navideña "ofensiva".

Tanto los clientes como los amigos de Facebook están desconcertados por la ofensa del cliente hacia la música navideña "religiosa".

Es el espíritu de la temporada ... pero no tanto para una patraña navideña.

El chef Michael Lugo, el chef ejecutivo de Michael's Tasting Room en St. Augustine, Florida, publicó en las redes sociales una nota de un cliente que se ofendió porque el restaurante tocaba música navideña.

Desde entonces, la nota ha ganado tracción en Facebook con muchos comentarios enojados de la multitud de "Guerra contra la Navidad". Pero Lugo dijo que a pesar de que esta es la segunda queja que ha recibido en las últimas dos semanas de los clientes que esperaban una música ambiental más secular, no planea ceder en su banda sonora de celebración.

"Se trata de la celebración de la celebración familiar de reunirse con amigos y gente y es una tradición", dijo Lugo a First Coast News. Lugo dijo que aunque es cristiano, tocar música navideña no se trata de creencias religiosas o de impulsar una agenda.

“Creo que Navidad es Navidad”.


Cambio de reglas? Joey Gallo & # x27s & # x27Christmas wish & # x27 cambiaría el juego para Rangers, MLB si se concediera

LAS VEGAS - Acerca de estas reuniones de invierno, que tienen lugar en el Strip de Las Vegas, existe esta pequeña narrativa ordenada: un chico de Las Vegas, Bryce Harper, podría cambiar el juego esta semana al decidir de qué equipo estaría dispuesto a aceptar cientos de millones. de dólares.

La idea es correcta: un chico de Las Vegas podría forzar grandes cambios en el juego.

Es solo el personaje principal el que está equivocado.

El tipo con capacidad para cambiar el juego es ese "otro" chico de Las Vegas: Joey Gallo.

Seguro, Harper obtendrá $ 300 millones o más en el mercado de agentes libres. Según los informes, su agente, Scott Boras, está aceptando visitantes en una suite, o tal vez más apropiadamente, en la sala de alto riesgo, en el Aria, en la avenida principal de la sede de las reuniones de invierno en Mandalay Bay. Seguro que va a cambiar el equilibrio de poder en una carrera de división.

Pero nadie está contemplando hacer cambios en la estructura misma del juego para Harper. Son para Gallo. La prohibición o regulación de los cambios defensivos ha sido un tema importante de conversación en estas reuniones y lo ha sido desde que el comisionado Rob Manfred lo sugirió a principios de este año. En ese momento, era una idea loca. Ahora, parece ser un verdadero tema de conversación.

"Sería algo que cambiaría su carrera", dijo Gallo el martes desde 1,000 millas de distancia en Dallas, donde ha pasado toda la temporada baja entrenando. “Obviamente sería genial para mí, pero también para otros muchachos. Sería bueno para nuestro juego ".

Podría ser un cambio tan grande para los Rangers como cualquiera de las adquisiciones de lanzadores que puedan hacer este invierno. Es probable que se trate de prospectos no probados o de personas con acuerdos a corto plazo para esperar el momento oportuno. Cambiar las reglas cambiantes impactaría dramáticamente a los Rangers, quienes estuvieron entre los equipos más cambiados en el béisbol el año pasado. Y también los más testarudos. Regularmente, o bien entran en los turnos o se ponchan.

La idea es la siguiente: regular los turnos aumentaría la ofensa. Una mayor ofensiva significa un mayor interés de los fanáticos en ver los cambios en las reglas de la NFL y la NBA como ejemplos principales. Un mayor interés significa mayores ingresos. Y a los propietarios les encanta aumentar sus ingresos. La pregunta con la que deben luchar los oficiales de la MLB es: ¿cuánta ofensiva más creará?

Si habla con los oficiales de la MLB, encontrará que en el centro de cualquier conversación sobre un cambio en las reglas cambiantes, el nombre de Gallo entra en la conversación. Cuando Gallo pone el balón en juego, va alto o lejos, o ambos, y viaja muy, muy rápido. Es un programa de televisión imprescindible o al menos un GIF imprescindible.

Si bien los cambios se han incrementado dramáticamente alrededor del béisbol, Gallo enfrentó la segunda mayor cantidad de cambios en todo el béisbol el año pasado. Y pareció tener un impacto en él. Mire su promedio ponderado en la base y el salto de su producción en turnos al bate con cambios a turnos sin cambios es de 83 puntos. Entre los 20 bateadores con más turnos, solo Mike Moustakas, con una diferencia de 90 puntos, tuvo un swing más grande.

La semana pasada, el escritor de béisbol del Salón de la Fama, Jayson Stark, escribió un artículo sobre el posible fin del cambio. Gallo retuiteó el enlace y agregó en la parte superior: "Todo lo que quiero para Navidad".

Al día siguiente, Matt Carpenter de St. Louis, el único jugador que cambió más que Gallo, intervino: "Volaría al Polo Norte contigo y le preguntaría a Santa en persona".

A Gallo le gustó y retuiteó el enlace.

Para algunos, la idea de prohibir los cambios para crear más ofensas es una forma perezosa de abordar las cosas. Si una defensa cambia, crea otras oportunidades para una ofensiva. Depende del bateador tomar ventaja. Y no, no estamos hablando de toques.

El nuevo manager de los Rangers, Chris Woodward, no quiere que Gallo cambie su enfoque para superar el cambio, per se. Pero quiere que esté al tanto de la situación.

"No es que quiera que batee un roletazo al jardín izquierdo", dijo Woodward. “Cuando la situación lo requiere, corredor en segunda, dos outs y no hay nadie en el lado izquierdo del campo, si golpea una pelota con su dedo índice izquierdo, no es una mala jugada, porque va a conseguir un hit de base. y vamos a anotar carreras. Él entendió eso. No quiero definirlo como un, oye, tienes que superar el cambio todo el tiempo ".

Gallo también comprende que su deseo navideño es en su mayoría solo un humor de autocrítica. Por ahora.

Se tomó un tiempo el martes para hablar sobre su postura en el turno, pero llegó después de su segunda sesión de bateo con el nuevo instructor Luis Ortiz. No estaban trabajando en aumentar su ángulo de lanzamiento, sino en crear un swing más corto para que él lo usara con dos golpes para extender los turnos al bate. Verdad: Si Gallo es un poco más efectivo con dos strikes, podría ser una mejora tan significativa para él como un cambio en las reglas.

"Estoy trabajando en cosas para mejorar para la próxima temporada", dijo. "Y eso es con el cambio todavía en su lugar. No cuento con nada ".

Pero antes de que termine el invierno, podría cambiar el juego.

Y eso es algo que ni siquiera Bryce Harper podrá decir después de que termine de contar sus millones.


Cambio de reglas? Joey Gallo & # x27s & # x27Christmas wish & # x27 cambiaría el juego para Rangers, MLB si se concediera

LAS VEGAS - Acerca de estas reuniones de invierno, que tienen lugar en el Strip de Las Vegas, existe esta pequeña narrativa ordenada: un chico de Las Vegas, Bryce Harper, podría cambiar el juego esta semana al decidir de qué equipo estaría dispuesto a aceptar cientos de millones. de dólares.

La idea es correcta: un chico de Las Vegas podría forzar grandes cambios en el juego.

Es solo el personaje principal el que está equivocado.

El tipo con capacidad para cambiar el juego es ese "otro" chico de Las Vegas: Joey Gallo.

Seguro, Harper obtendrá $ 300 millones o más en el mercado de agentes libres. Según los informes, su agente, Scott Boras, está aceptando visitantes en una suite, o tal vez más apropiadamente, en la sala de alto riesgo, en el Aria, en la franja de la sede de las reuniones de invierno en Mandalay Bay. Seguro que va a cambiar el equilibrio de poder en una carrera de división.

Pero nadie está contemplando hacer cambios en la estructura misma del juego para Harper. Son para Gallo. La prohibición o regulación de los cambios defensivos ha sido un tema importante de conversación en estas reuniones y lo ha sido desde que el comisionado Rob Manfred lo sugirió a principios de este año. En ese momento, era una idea loca. Ahora, parece ser un verdadero tema de conversación.

"Sería algo que cambiaría su carrera", dijo Gallo el martes desde 1,000 millas de distancia en Dallas, donde ha pasado toda la temporada baja entrenando. “Obviamente sería genial para mí, pero también para otros muchachos. Sería bueno para nuestro juego ".

Podría ser un cambio tan grande para los Rangers como cualquiera de las adquisiciones de lanzadores que puedan hacer este invierno. Es probable que se trate de prospectos no probados o de personas con acuerdos a corto plazo para esperar el momento oportuno. Cambiar las reglas cambiantes impactaría dramáticamente a los Rangers, quienes estuvieron entre los equipos más cambiados en el béisbol el año pasado. Y también los más testarudos. Regularmente, o bien entran en los turnos o se ponchan.

La idea es la siguiente: regular los turnos aumentaría la ofensa. Una mayor ofensiva significa un mayor interés de los fanáticos en ver los cambios en las reglas de la NFL y la NBA como ejemplos principales. Un mayor interés significa mayores ingresos. Y a los propietarios les encanta aumentar sus ingresos. La pregunta con la que deben luchar los oficiales de la MLB es: ¿cuánta ofensiva más creará?

Si habla con los oficiales de MLB, encontrará que en el centro de cualquier conversación sobre un cambio en las reglas cambiantes, el nombre de Gallo entra en la conversación. Cuando Gallo pone el balón en juego, va alto o lejos, o ambos, y viaja muy, muy rápido. Es TV imprescindible o al menos GIF imprescindible.

Si bien los cambios se han incrementado dramáticamente alrededor del béisbol, Gallo enfrentó la segunda mayor cantidad de cambios en todo el béisbol el año pasado. Y pareció tener un impacto en él. Mire su promedio ponderado en la base y el salto de su producción en turnos al bate con cambios a turnos sin cambios es de 83 puntos. Entre los 20 bateadores con más turnos, solo Mike Moustakas, con una diferencia de 90 puntos, tuvo un swing más grande.

La semana pasada, el escritor de béisbol del Salón de la Fama, Jayson Stark, escribió un artículo sobre el posible fin del cambio. Gallo retuiteó el enlace y agregó en la parte superior: "Todo lo que quiero para Navidad".

Al día siguiente, Matt Carpenter de St. Louis, el único jugador que cambió más que Gallo, intervino: "Volaría al Polo Norte contigo y le preguntaría a Santa en persona".

A Gallo le gustó y retuiteó el enlace.

Para algunos, la idea de prohibir los cambios para crear más ofensas es una forma perezosa de abordar las cosas. Si una defensa cambia, crea otras oportunidades para una ofensiva. Depende del bateador tomar ventaja. Y no, no estamos hablando de toques.

El nuevo manager de los Rangers, Chris Woodward, no quiere que Gallo cambie su enfoque para superar el cambio, per se. Pero quiere que esté al tanto de la situación.

"No es que quiera que batee un roletazo al jardín izquierdo", dijo Woodward. “Cuando la situación lo requiere, corredor en segunda, dos outs y no hay nadie en el lado izquierdo del campo, si golpea una pelota con su dedo índice izquierdo, no es una mala jugada, porque va a conseguir un hit de base. y vamos a anotar carreras. Él entendió eso. No quiero definirlo como un, oye, tienes que superar el cambio todo el tiempo ".

Gallo también comprende que su deseo navideño es en su mayoría solo un humor de autocrítica. Por ahora.

Se tomó un tiempo el martes para hablar sobre su postura en el turno, pero llegó después de su segunda sesión de bateo con el nuevo instructor Luis Ortiz. No estaban trabajando en aumentar su ángulo de lanzamiento, sino en crear un swing más corto para que él lo usara con dos golpes para extender los turnos al bate. Verdad: Si Gallo es un poco más efectivo con dos strikes, podría ser una mejora tan significativa para él como un cambio en las reglas.

"Estoy trabajando en cosas para mejorar para la próxima temporada", dijo. "Y eso es con el cambio todavía en su lugar. No cuento con nada ".

Pero antes de que termine el invierno, podría cambiar el juego.

Y eso es algo que ni siquiera Bryce Harper podrá decir después de que termine de contar sus millones.


Cambio de reglas? Joey Gallo & # x27s & # x27Christmas wish & # x27 cambiaría el juego para Rangers, MLB si se concediera

LAS VEGAS - Acerca de estas reuniones de invierno, que tienen lugar en el Strip de Las Vegas, existe esta pequeña narrativa ordenada: un chico de Las Vegas, Bryce Harper, podría cambiar el juego esta semana al decidir de qué equipo estaría dispuesto a aceptar cientos de millones. de dólares.

La idea es correcta: un chico de Las Vegas podría forzar grandes cambios en el juego.

Es solo el personaje principal el que está equivocado.

El tipo con capacidad para cambiar el juego es ese "otro" chico de Las Vegas: Joey Gallo.

Seguro, Harper obtendrá $ 300 millones o más en el mercado de agentes libres. Según los informes, su agente, Scott Boras, está aceptando visitantes en una suite, o tal vez más apropiadamente, en la sala de alto riesgo, en el Aria, en la avenida principal de la sede de las reuniones de invierno en Mandalay Bay. Seguro que va a cambiar el equilibrio de poder en una carrera de división.

Pero nadie está contemplando hacer cambios en la estructura misma del juego para Harper. Son para Gallo. La prohibición o regulación de los cambios defensivos ha sido un tema importante de conversación en estas reuniones y lo ha sido desde que el comisionado Rob Manfred lo sugirió a principios de este año. En ese momento, era una idea loca. Ahora, parece ser un verdadero tema de conversación.

"Sería algo que cambiaría su carrera", dijo Gallo el martes desde 1,000 millas de distancia en Dallas, donde ha pasado toda la temporada baja entrenando. “Obviamente sería genial para mí, pero también para otros muchachos. Sería bueno para nuestro juego ".

Podría ser un cambio tan grande para los Rangers como cualquiera de las adquisiciones de lanzadores que puedan hacer este invierno. Es probable que se trate de prospectos no probados o de personas con acuerdos a corto plazo para esperar el momento oportuno. Cambiar las reglas cambiantes impactaría dramáticamente a los Rangers, quienes estuvieron entre los equipos más cambiados en el béisbol el año pasado. Y también los más testarudos. Regularmente, o bien entran en los turnos o se ponchan.

La idea es la siguiente: regular los turnos aumentaría la ofensa. Una mayor ofensiva significa un mayor interés de los fanáticos en ver los cambios en las reglas de la NFL y la NBA como ejemplos principales. Un mayor interés significa mayores ingresos. Y a los propietarios les encanta aumentar sus ingresos. La pregunta con la que deben luchar los oficiales de la MLB es: ¿cuánta ofensiva más creará?

Si habla con los oficiales de MLB, encontrará que en el centro de cualquier conversación sobre un cambio en las reglas cambiantes, el nombre de Gallo entra en la conversación. Cuando Gallo pone el balón en juego, va alto o lejos, o ambos, y viaja muy, muy rápido. Es un programa de televisión imprescindible o al menos un GIF imprescindible.

Si bien los cambios se han incrementado dramáticamente alrededor del béisbol, Gallo enfrentó la segunda mayor cantidad de cambios en todo el béisbol el año pasado. Y pareció tener un impacto en él. Mire su promedio ponderado en la base y el salto de su producción en turnos al bate con cambios a turnos sin cambios es de 83 puntos. Entre los 20 bateadores con más turnos, solo Mike Moustakas, con una diferencia de 90 puntos, tuvo un swing más grande.

La semana pasada, el escritor de béisbol del Salón de la Fama, Jayson Stark, escribió un artículo sobre el posible fin del cambio. Gallo retuiteó el enlace y agregó en la parte superior: "Todo lo que quiero para Navidad".

Al día siguiente, Matt Carpenter de St. Louis, el único jugador que cambió más que Gallo, intervino: "Volaría al Polo Norte contigo y le preguntaría a Santa en persona".

A Gallo le gustó y retuiteó el enlace.

Para algunos, la idea de prohibir los cambios para crear más ofensas es una forma perezosa de abordar las cosas. Si una defensa cambia, crea otras oportunidades para una ofensiva. Depende del bateador tomar ventaja. Y no, no estamos hablando de toques.

El nuevo manager de los Rangers, Chris Woodward, no quiere que Gallo cambie su enfoque para superar el cambio, per se. Pero quiere que esté al tanto de la situación.

"No es que quiera que batee un roletazo al jardín izquierdo", dijo Woodward. “Cuando la situación lo requiere, corredor en segunda, dos outs y no hay nadie en el lado izquierdo del campo, si golpea una pelota con su dedo índice izquierdo, no es una mala jugada, porque va a conseguir un hit de base. y vamos a anotar carreras. Él entendió eso. No quiero definirlo como un, oye, tienes que superar el cambio todo el tiempo ".

Gallo también comprende que su deseo navideño es en su mayoría solo un humor de autocrítica. Por ahora.

Se tomó un tiempo el martes para hablar sobre su postura en el turno, pero llegó después de su segunda sesión de bateo con el nuevo instructor Luis Ortiz. No estaban trabajando en aumentar su ángulo de lanzamiento, sino en crear un swing más corto para que lo usara con dos golpes para extender los turnos al bate. Verdad: Si Gallo es un poco más efectivo con dos strikes, podría ser una mejora tan significativa para él como un cambio en las reglas.

"Estoy trabajando en cosas para mejorar para la próxima temporada", dijo. "Y eso es con el cambio todavía en su lugar. No cuento con nada ".

Pero antes de que termine el invierno, podría cambiar el juego.

Y eso es algo que ni siquiera Bryce Harper podrá decir después de que termine de contar sus millones.


Cambio de reglas? Joey Gallo & # x27s & # x27Christmas wish & # x27 cambiaría el juego para Rangers, MLB si se concediera

LAS VEGAS - Acerca de estas reuniones de invierno, que tienen lugar en el Strip de Las Vegas, existe esta pequeña narrativa ordenada: un chico de Las Vegas, Bryce Harper, podría cambiar el juego esta semana al decidir de qué equipo estaría dispuesto a aceptar cientos de millones. de dólares.

La idea es correcta: un chico de Las Vegas podría forzar grandes cambios en el juego.

Es solo el personaje principal el que está equivocado.

El tipo con capacidad para cambiar el juego es ese "otro" chico de Las Vegas: Joey Gallo.

Seguro, Harper obtendrá $ 300 millones o más en el mercado de agentes libres. Según los informes, su agente, Scott Boras, está aceptando visitantes en una suite, o tal vez más apropiadamente, en la sala de alto riesgo, en el Aria, en la franja de la sede de las reuniones de invierno en Mandalay Bay. Seguro que va a cambiar el equilibrio de poder en una carrera de división.

Pero nadie está contemplando hacer cambios en la estructura misma del juego para Harper. Son para Gallo. La prohibición o regulación de los cambios defensivos ha sido un tema importante de conversación en estas reuniones y lo ha sido desde que el comisionado Rob Manfred lo sugirió a principios de este año. En ese momento, era una idea loca. Ahora, parece ser un verdadero tema de conversación.

"Sería algo que cambiaría su carrera", dijo Gallo el martes desde 1,000 millas de distancia en Dallas, donde ha pasado toda la temporada baja entrenando. “Obviamente sería genial para mí, pero también para otros muchachos. Sería bueno para nuestro juego ".

Podría ser un cambio tan grande para los Rangers como cualquiera de las adquisiciones de lanzadores que puedan hacer este invierno. Es probable que se trate de prospectos no probados o de personas con acuerdos a corto plazo para esperar el momento oportuno. Cambiar las reglas cambiantes impactaría dramáticamente a los Rangers, quienes estuvieron entre los equipos más cambiados en el béisbol el año pasado. Y también los más testarudos. Regularmente, o bien entran en los turnos o se ponchan.

La idea es la siguiente: regular los turnos aumentaría la ofensa. Una mayor ofensiva significa un mayor interés de los fanáticos en ver los cambios en las reglas de la NFL y la NBA como ejemplos principales. Un mayor interés significa mayores ingresos. Y a los propietarios les encanta aumentar sus ingresos. La pregunta con la que deben luchar los oficiales de la MLB es: ¿cuánta ofensiva más creará?

Si habla con los oficiales de MLB, encontrará que en el centro de cualquier conversación sobre un cambio en las reglas cambiantes, el nombre de Gallo entra en la conversación. Cuando Gallo pone el balón en juego, va alto o lejos, o ambos, y viaja muy, muy rápido. Es TV imprescindible o al menos GIF imprescindible.

Si bien los cambios se han incrementado dramáticamente en el béisbol, Gallo enfrentó la segunda mayor cantidad de cambios en todo el béisbol el año pasado. Y pareció tener un impacto en él. Mire su promedio ponderado en la base y el salto de su producción en turnos al bate con cambios a turnos sin cambios es de 83 puntos. Entre los 20 bateadores con más turnos, solo Mike Moustakas, con una diferencia de 90 puntos, tuvo un swing más grande.

La semana pasada, el escritor de béisbol del Salón de la Fama, Jayson Stark, escribió un artículo sobre el posible fin del cambio. Gallo retuiteó el enlace y agregó en la parte superior: "Todo lo que quiero para Navidad".

Al día siguiente, Matt Carpenter de St. Louis, el único jugador que cambió más que Gallo, intervino: "Volaría al Polo Norte contigo y le preguntaría a Santa en persona".

A Gallo le gustó y retuiteó el enlace.

Para algunos, la idea de prohibir los cambios para crear más ofensas es una forma perezosa de abordar las cosas. Si una defensa cambia, crea otras oportunidades para una ofensiva. Depende del bateador tomar ventaja. Y no, no estamos hablando de toques.

El nuevo manager de los Rangers, Chris Woodward, no quiere que Gallo cambie su enfoque para superar el cambio, per se. Pero quiere que esté al tanto de la situación.

"No es que quiera que batee un roletazo al jardín izquierdo", dijo Woodward. “Cuando la situación lo requiere, corredor en segunda, dos outs y no hay nadie en el lado izquierdo del campo, si golpea una pelota con su dedo índice izquierdo, no es una mala jugada, porque va a conseguir un hit de base. y vamos a anotar carreras. Él entendió eso. No quiero definirlo como un, oye, tienes que superar el cambio todo el tiempo ".

Gallo también comprende que su deseo navideño es en su mayoría solo un humor de autocrítica. Por ahora.

Se tomó un tiempo el martes para hablar sobre su postura en el turno, pero llegó después de su segunda sesión de bateo con el nuevo instructor Luis Ortiz. No estaban trabajando en aumentar su ángulo de lanzamiento, sino en crear un swing más corto para que él lo usara con dos golpes para extender los turnos al bate. Verdad: Si Gallo es un poco más efectivo con dos strikes, podría ser una mejora tan significativa para él como un cambio en las reglas.

"Estoy trabajando en cosas para mejorar para la próxima temporada", dijo. "Y eso es con el cambio todavía en su lugar. No cuento con nada ".

Pero antes de que termine el invierno, podría cambiar el juego.

Y eso es algo que ni siquiera Bryce Harper podrá decir después de que termine de contar sus millones.


Cambio de reglas? Joey Gallo & # x27s & # x27Christmas wish & # x27 cambiaría el juego para Rangers, MLB si se concediera

LAS VEGAS - Acerca de estas reuniones de invierno, que tienen lugar en el Strip de Las Vegas, existe esta pequeña narrativa ordenada: un chico de Las Vegas, Bryce Harper, podría cambiar el juego esta semana al decidir de qué equipo estaría dispuesto a aceptar cientos de millones. de dólares.

La idea es correcta: un chico de Las Vegas podría forzar grandes cambios en el juego.

Es solo el personaje principal el que está equivocado.

El tipo con capacidad para cambiar el juego es ese "otro" chico de Las Vegas: Joey Gallo.

Seguro, Harper obtendrá $ 300 millones o más en el mercado de agentes libres. Según los informes, su agente, Scott Boras, está aceptando visitantes en una suite, o tal vez más apropiadamente, en la sala de alto riesgo, en el Aria, en la avenida principal de la sede de las reuniones de invierno en Mandalay Bay. Seguro que va a cambiar el equilibrio de poder en una carrera de división.

Pero nadie está contemplando hacer cambios en la estructura misma del juego para Harper. Son para Gallo. La prohibición o regulación de los cambios defensivos ha sido un tema importante de conversación en estas reuniones y lo ha sido desde que el comisionado Rob Manfred lo sugirió a principios de este año. En ese momento, era una idea loca. Ahora, parece ser un verdadero tema de conversación.

"Sería algo que cambiaría su carrera", dijo Gallo el martes desde 1,000 millas de distancia en Dallas, donde ha pasado toda la temporada baja entrenando. “Obviamente sería genial para mí, pero también para otros muchachos. Sería bueno para nuestro juego ".

Podría ser un cambio tan grande para los Rangers como cualquiera de las adquisiciones de lanzadores que puedan hacer este invierno. Es probable que se trate de prospectos no probados o de personas con acuerdos a corto plazo para esperar el momento oportuno. Cambiar las reglas cambiantes impactaría dramáticamente a los Rangers, quienes estuvieron entre los equipos más cambiados en el béisbol el año pasado. Y también los más testarudos. Regularmente, o bien entran en los turnos o se ponchan.

La idea es la siguiente: regular los turnos aumentaría la ofensa. Una mayor ofensiva significa un mayor interés de los fanáticos en ver los cambios en las reglas de la NFL y la NBA como ejemplos principales. Un mayor interés significa mayores ingresos. Y a los propietarios les encanta aumentar sus ingresos. La pregunta con la que deben luchar los oficiales de la MLB es: ¿cuánta ofensiva más creará?

Si habla con los oficiales de la MLB, encontrará que en el centro de cualquier conversación sobre un cambio en las reglas cambiantes, el nombre de Gallo entra en la conversación. Cuando Gallo pone el balón en juego, va alto o lejos, o ambos, y viaja muy, muy rápido. Es TV imprescindible o al menos GIF imprescindible.

Si bien los cambios se han incrementado dramáticamente en el béisbol, Gallo enfrentó la segunda mayor cantidad de cambios en todo el béisbol el año pasado. Y pareció tener un impacto en él. Mire su promedio ponderado en la base y el salto de su producción en turnos al bate con cambios a turnos sin cambios es de 83 puntos. Entre los 20 bateadores con más cambios, solo Mike Moustakas, con una diferencia de 90 puntos, tuvo un swing más grande.

La semana pasada, el escritor de béisbol del Salón de la Fama, Jayson Stark, escribió un artículo sobre el posible fin del cambio. Gallo retuiteó el enlace y agregó en la parte superior: "Todo lo que quiero para Navidad".

Al día siguiente, Matt Carpenter de St. Louis, el único jugador que cambió más que Gallo, intervino: "Volaría al Polo Norte contigo y le preguntaría a Santa en persona".

A Gallo le gustó y retuiteó el enlace.

Para algunos, la idea de prohibir los cambios para crear más ofensas es una forma perezosa de abordar las cosas. Si una defensa cambia, crea otras oportunidades para una ofensiva. Depende del bateador tomar ventaja. Y no, no estamos hablando de toques.

El nuevo manager de los Rangers, Chris Woodward, no quiere que Gallo cambie su enfoque para superar el cambio, per se. Pero quiere que esté al tanto de la situación.

"No es que quiera que batee un roletazo al jardín izquierdo", dijo Woodward. “Cuando la situación lo requiere, corredor en segunda, dos outs y no hay nadie en el lado izquierdo del campo, si golpea una pelota con su dedo índice izquierdo, no es una mala jugada, porque va a conseguir un hit de base. y vamos a anotar carreras. Él entendió eso. No quiero definirlo como un, oye, tienes que superar el cambio todo el tiempo ".

Gallo también comprende que su deseo navideño es en su mayoría solo un humor de autocrítica. Por ahora.

Se tomó un tiempo el martes para hablar sobre su postura en el turno, pero llegó después de su segunda sesión de bateo con el nuevo instructor Luis Ortiz. No estaban trabajando en aumentar su ángulo de lanzamiento, sino en crear un swing más corto para que él lo usara con dos golpes para extender los turnos al bate. Verdad: Si Gallo es un poco más efectivo con dos strikes, podría ser una mejora tan significativa para él como un cambio en las reglas.

"Estoy trabajando en cosas para mejorar para la próxima temporada", dijo. “Y eso es con el cambio todavía en su lugar. No cuento con nada ".

Pero antes de que termine el invierno, podría cambiar el juego.

Y eso es algo que ni siquiera Bryce Harper podrá decir después de que termine de contar sus millones.


Cambio de reglas? Joey Gallo & # x27s & # x27Christmas wish & # x27 cambiaría el juego para Rangers, MLB si se concediera

LAS VEGAS - Acerca de estas reuniones de invierno, que tienen lugar en el Strip de Las Vegas, existe esta pequeña narrativa ordenada: un chico de Las Vegas, Bryce Harper, podría cambiar el juego esta semana al decidir de qué equipo estaría dispuesto a aceptar cientos de millones. de dólares.

La idea es correcta: un chico de Las Vegas podría forzar grandes cambios en el juego.

Es solo el personaje principal el que está equivocado.

El tipo con capacidad para cambiar el juego es ese "otro" chico de Las Vegas: Joey Gallo.

Seguro, Harper obtendrá $ 300 millones o más en el mercado de agentes libres. Según los informes, su agente, Scott Boras, está aceptando visitantes en una suite, o tal vez más apropiadamente, en la sala de alto riesgo, en el Aria, en la franja de la sede de las reuniones de invierno en Mandalay Bay. Seguro que va a cambiar el equilibrio de poder en una carrera de división.

Pero nadie está contemplando hacer cambios en la estructura misma del juego para Harper. Son para Gallo. La prohibición o regulación de los cambios defensivos ha sido un tema importante de conversación en estas reuniones y lo ha sido desde que el comisionado Rob Manfred lo sugirió a principios de este año. En ese momento, era una idea loca. Ahora, parece ser un verdadero tema de conversación.

"Sería algo que cambiaría su carrera", dijo Gallo el martes desde 1,000 millas de distancia en Dallas, donde ha pasado toda la temporada baja entrenando. “Obviamente sería genial para mí, pero también para otros muchachos. Sería bueno para nuestro juego ".

Podría ser un cambio tan grande para los Rangers como cualquiera de las adquisiciones de lanzadores que puedan hacer este invierno. Es probable que se trate de prospectos no probados o de personas con acuerdos a corto plazo para esperar el momento oportuno. Cambiar las reglas cambiantes impactaría dramáticamente a los Rangers, quienes estuvieron entre los equipos más cambiados en el béisbol el año pasado. Y también los más testarudos. Regularmente, o bien entran en los turnos o se ponchan.

La idea es la siguiente: regular los turnos aumentaría la ofensa. Una mayor ofensiva significa un mayor interés de los fanáticos en ver los cambios en las reglas de la NFL y la NBA como ejemplos principales. Un mayor interés significa mayores ingresos. Y a los propietarios les encanta aumentar sus ingresos. La pregunta con la que deben luchar los oficiales de la MLB es: ¿cuánta ofensiva más creará?

Si habla con los oficiales de la MLB, encontrará que en el centro de cualquier conversación sobre un cambio en las reglas cambiantes, el nombre de Gallo entra en la conversación. Cuando Gallo pone el balón en juego, va alto o lejos, o ambos, y viaja muy, muy rápido. Es una televisión imperdible o al menos un GIF imprescindible.

Si bien los cambios se han incrementado dramáticamente en el béisbol, Gallo enfrentó la segunda mayor cantidad de cambios en todo el béisbol el año pasado. Y pareció tener un impacto en él. Mire su promedio ponderado en la base y el salto de su producción en turnos al bate con cambios a turnos sin cambios es de 83 puntos. Entre los 20 bateadores con más turnos, solo Mike Moustakas, con una diferencia de 90 puntos, tuvo un swing más grande.

La semana pasada, el escritor de béisbol del Salón de la Fama, Jayson Stark, escribió un artículo sobre el posible fin del cambio. Gallo retuiteó el enlace y agregó en la parte superior: "Todo lo que quiero para Navidad".

Al día siguiente, Matt Carpenter de St. Louis, el único jugador que cambió más que Gallo, intervino: "Volaría al Polo Norte contigo y le preguntaría a Santa en persona".

A Gallo le gustó y retuiteó el enlace.

Para algunos, la idea de prohibir los cambios para crear más ofensas es una forma perezosa de abordar las cosas. Si una defensa cambia, crea otras oportunidades para una ofensiva. Depende del bateador tomar ventaja. Y no, no estamos hablando de toques.

El nuevo manager de los Rangers, Chris Woodward, no quiere que Gallo cambie su enfoque para superar el cambio, per se. Pero quiere que esté al tanto de la situación.

"No es que quiera que batee un roletazo al jardín izquierdo", dijo Woodward. “When the situation calls for it, runner on second, two outs and there's nobody on the left side of the field, if he hits a ball off his left index finger, it's not a bad move, because he's going to get a base hit and we're going to score runs. He understood that. I don't want to define him as a, Hey, you've got to beat the shift every time.”

Gallo also understands that his Christmas wish is mostly just some self-deprecating humor. Por ahora.

He took some time Tuesday to talk about his stance on the shift, but it came after his second hitting session with new instructor Luis Ortiz. They weren’t working on increasing his launch angle as they were on creating a shorter swing for him to use with two strikes to extend at-bats. Truth: If Gallo is a little more effective with two strikes, it could be as significant an improvement for him as a change in the rules.

“I’m working on things to get better for next season,” he said. “And that’s with the shift still in place. I’m not counting on anything.”

But before the winter is over, he just might change the game.

And that’s something not even Bryce Harper will be able to say after he finishes counting up his millions.


Rule shift? Joey Gallo's ɼhristmas wish' would change the game for Rangers, MLB if granted

LAS VEGAS - About these winter meetings, taking place on the Las Vegas strip, there is this neat little narrative: A Vegas guy, Bryce Harper, could change the game this week by deciding from which team he would be willing to accept hundreds of millions of dollars.

The idea is right: A Vegas guy could force grand changes to the game.

It’s just the lead character that is wrong.

The guy with ability to change the game is that “other” Vegas guy: Joey Gallo.

Sure, Harper’s going to get $300 million or more on the free agent market. His agent, Scott Boras, is reportedly accepting visitors in a suite - or maybe more appropriately, the high stakes room - at the Aria down the strip from the winter meetings headquarters at Mandalay Bay. He’s going to change the balance of power in a division race for sure.

But nobody is contemplating making changes to the very fabric of the game for Harper. They are for Gallo. The banning or regulating of defensive shifts has been a significant topic of conversation at these meetings and has been ever since commissioner Rob Manfred suggested it earlier this year. At that time, it was just a crazy idea. Now, it appears to be real talking point.

“It would be a career-changing thing,” Gallo said Tuesday from 1,000 miles away back in Dallas where he has spent the entire offseason working out. “It would obviously be great for me, but also for other guys. It would be good for our game.”

It could be as big a change for the Rangers as any of the pitching acquisitions they may make this winter. Those are likely to be either unproven prospects or guys on short-term deals to bide time. Changing the shifting rules would dramatically impact the Rangers, who were among the most shifted teams in baseball last year. And also the most stubborn. They regularly either hit into the shifts or struck out.

The idea goes like this: Regulating shifts would increase offense. Increased offense means increased fan interest see NFL and NBA rule changes as prime examples. Increased interest means increased revenues. And owners just love increasing their revenues. The question MLB officials must wrestle with is: How much more offense will it actually create?

If you talk to MLB officials, you will find that at the center of any talk about a change in shifting rules, Gallo’s name enters into the conversation. When Gallo puts the ball in play, it either goes high or far - or both - and travels very, very fast. It is must-see TV or at least must-watch GIF.

While shifting has increased dramatically around baseball, Gallo faced the second most shifts in all of baseball last year. And it seemed to have an impact on him. Look at his weighted on-base average and the jump from his production in shifted at-bats to non-shifted at-bats is 83 points. Among the 20 most-shifted hitters, only Mike Moustakas, with a 90-point difference, had a bigger swing.

Last week, Hall of Fame baseball writer Jayson Stark wrote a piece about the possible end of shifting. Gallo retweeted the link and added to the top: “All I want for Christmas.”

The next day, St. Louis’ Matt Carpenter, the only player shifted more than Gallo, chimed in: “I’d fly to the North Pole with you and ask Santa in person.”

Gallo liked and retweeted the link.

To some, the idea of banning shifts to create more offense is a lazy way of addressing things. If a defense shifts, it creates other opportunities for an offense. It’s just up to the hitter to take advantage. And, no, we’re not talking about bunts.

New Rangers manager Chris Woodward doesn’t want Gallo to change his approach to beat the shift, per se. But he does want him to be aware of the situation.

“It's not that I want him to hit a ground ball to left field,” Woodward said. “When the situation calls for it, runner on second, two outs and there's nobody on the left side of the field, if he hits a ball off his left index finger, it's not a bad move, because he's going to get a base hit and we're going to score runs. He understood that. I don't want to define him as a, Hey, you've got to beat the shift every time.”

Gallo also understands that his Christmas wish is mostly just some self-deprecating humor. Por ahora.

He took some time Tuesday to talk about his stance on the shift, but it came after his second hitting session with new instructor Luis Ortiz. They weren’t working on increasing his launch angle as they were on creating a shorter swing for him to use with two strikes to extend at-bats. Truth: If Gallo is a little more effective with two strikes, it could be as significant an improvement for him as a change in the rules.

“I’m working on things to get better for next season,” he said. “And that’s with the shift still in place. I’m not counting on anything.”

But before the winter is over, he just might change the game.

And that’s something not even Bryce Harper will be able to say after he finishes counting up his millions.


Rule shift? Joey Gallo's ɼhristmas wish' would change the game for Rangers, MLB if granted

LAS VEGAS - About these winter meetings, taking place on the Las Vegas strip, there is this neat little narrative: A Vegas guy, Bryce Harper, could change the game this week by deciding from which team he would be willing to accept hundreds of millions of dollars.

The idea is right: A Vegas guy could force grand changes to the game.

It’s just the lead character that is wrong.

The guy with ability to change the game is that “other” Vegas guy: Joey Gallo.

Sure, Harper’s going to get $300 million or more on the free agent market. His agent, Scott Boras, is reportedly accepting visitors in a suite - or maybe more appropriately, the high stakes room - at the Aria down the strip from the winter meetings headquarters at Mandalay Bay. He’s going to change the balance of power in a division race for sure.

But nobody is contemplating making changes to the very fabric of the game for Harper. They are for Gallo. The banning or regulating of defensive shifts has been a significant topic of conversation at these meetings and has been ever since commissioner Rob Manfred suggested it earlier this year. At that time, it was just a crazy idea. Now, it appears to be real talking point.

“It would be a career-changing thing,” Gallo said Tuesday from 1,000 miles away back in Dallas where he has spent the entire offseason working out. “It would obviously be great for me, but also for other guys. It would be good for our game.”

It could be as big a change for the Rangers as any of the pitching acquisitions they may make this winter. Those are likely to be either unproven prospects or guys on short-term deals to bide time. Changing the shifting rules would dramatically impact the Rangers, who were among the most shifted teams in baseball last year. And also the most stubborn. They regularly either hit into the shifts or struck out.

The idea goes like this: Regulating shifts would increase offense. Increased offense means increased fan interest see NFL and NBA rule changes as prime examples. Increased interest means increased revenues. And owners just love increasing their revenues. The question MLB officials must wrestle with is: How much more offense will it actually create?

If you talk to MLB officials, you will find that at the center of any talk about a change in shifting rules, Gallo’s name enters into the conversation. When Gallo puts the ball in play, it either goes high or far - or both - and travels very, very fast. It is must-see TV or at least must-watch GIF.

While shifting has increased dramatically around baseball, Gallo faced the second most shifts in all of baseball last year. And it seemed to have an impact on him. Look at his weighted on-base average and the jump from his production in shifted at-bats to non-shifted at-bats is 83 points. Among the 20 most-shifted hitters, only Mike Moustakas, with a 90-point difference, had a bigger swing.

Last week, Hall of Fame baseball writer Jayson Stark wrote a piece about the possible end of shifting. Gallo retweeted the link and added to the top: “All I want for Christmas.”

The next day, St. Louis’ Matt Carpenter, the only player shifted more than Gallo, chimed in: “I’d fly to the North Pole with you and ask Santa in person.”

Gallo liked and retweeted the link.

To some, the idea of banning shifts to create more offense is a lazy way of addressing things. If a defense shifts, it creates other opportunities for an offense. It’s just up to the hitter to take advantage. And, no, we’re not talking about bunts.

New Rangers manager Chris Woodward doesn’t want Gallo to change his approach to beat the shift, per se. But he does want him to be aware of the situation.

“It's not that I want him to hit a ground ball to left field,” Woodward said. “When the situation calls for it, runner on second, two outs and there's nobody on the left side of the field, if he hits a ball off his left index finger, it's not a bad move, because he's going to get a base hit and we're going to score runs. He understood that. I don't want to define him as a, Hey, you've got to beat the shift every time.”

Gallo also understands that his Christmas wish is mostly just some self-deprecating humor. Por ahora.

He took some time Tuesday to talk about his stance on the shift, but it came after his second hitting session with new instructor Luis Ortiz. They weren’t working on increasing his launch angle as they were on creating a shorter swing for him to use with two strikes to extend at-bats. Truth: If Gallo is a little more effective with two strikes, it could be as significant an improvement for him as a change in the rules.

“I’m working on things to get better for next season,” he said. “And that’s with the shift still in place. I’m not counting on anything.”

But before the winter is over, he just might change the game.

And that’s something not even Bryce Harper will be able to say after he finishes counting up his millions.


Rule shift? Joey Gallo's ɼhristmas wish' would change the game for Rangers, MLB if granted

LAS VEGAS - About these winter meetings, taking place on the Las Vegas strip, there is this neat little narrative: A Vegas guy, Bryce Harper, could change the game this week by deciding from which team he would be willing to accept hundreds of millions of dollars.

The idea is right: A Vegas guy could force grand changes to the game.

It’s just the lead character that is wrong.

The guy with ability to change the game is that “other” Vegas guy: Joey Gallo.

Sure, Harper’s going to get $300 million or more on the free agent market. His agent, Scott Boras, is reportedly accepting visitors in a suite - or maybe more appropriately, the high stakes room - at the Aria down the strip from the winter meetings headquarters at Mandalay Bay. He’s going to change the balance of power in a division race for sure.

But nobody is contemplating making changes to the very fabric of the game for Harper. They are for Gallo. The banning or regulating of defensive shifts has been a significant topic of conversation at these meetings and has been ever since commissioner Rob Manfred suggested it earlier this year. At that time, it was just a crazy idea. Now, it appears to be real talking point.

“It would be a career-changing thing,” Gallo said Tuesday from 1,000 miles away back in Dallas where he has spent the entire offseason working out. “It would obviously be great for me, but also for other guys. It would be good for our game.”

It could be as big a change for the Rangers as any of the pitching acquisitions they may make this winter. Those are likely to be either unproven prospects or guys on short-term deals to bide time. Changing the shifting rules would dramatically impact the Rangers, who were among the most shifted teams in baseball last year. And also the most stubborn. They regularly either hit into the shifts or struck out.

The idea goes like this: Regulating shifts would increase offense. Increased offense means increased fan interest see NFL and NBA rule changes as prime examples. Increased interest means increased revenues. And owners just love increasing their revenues. The question MLB officials must wrestle with is: How much more offense will it actually create?

If you talk to MLB officials, you will find that at the center of any talk about a change in shifting rules, Gallo’s name enters into the conversation. When Gallo puts the ball in play, it either goes high or far - or both - and travels very, very fast. It is must-see TV or at least must-watch GIF.

While shifting has increased dramatically around baseball, Gallo faced the second most shifts in all of baseball last year. And it seemed to have an impact on him. Look at his weighted on-base average and the jump from his production in shifted at-bats to non-shifted at-bats is 83 points. Among the 20 most-shifted hitters, only Mike Moustakas, with a 90-point difference, had a bigger swing.

Last week, Hall of Fame baseball writer Jayson Stark wrote a piece about the possible end of shifting. Gallo retweeted the link and added to the top: “All I want for Christmas.”

The next day, St. Louis’ Matt Carpenter, the only player shifted more than Gallo, chimed in: “I’d fly to the North Pole with you and ask Santa in person.”

Gallo liked and retweeted the link.

To some, the idea of banning shifts to create more offense is a lazy way of addressing things. If a defense shifts, it creates other opportunities for an offense. It’s just up to the hitter to take advantage. And, no, we’re not talking about bunts.

New Rangers manager Chris Woodward doesn’t want Gallo to change his approach to beat the shift, per se. But he does want him to be aware of the situation.

“It's not that I want him to hit a ground ball to left field,” Woodward said. “When the situation calls for it, runner on second, two outs and there's nobody on the left side of the field, if he hits a ball off his left index finger, it's not a bad move, because he's going to get a base hit and we're going to score runs. He understood that. I don't want to define him as a, Hey, you've got to beat the shift every time.”

Gallo also understands that his Christmas wish is mostly just some self-deprecating humor. Por ahora.

He took some time Tuesday to talk about his stance on the shift, but it came after his second hitting session with new instructor Luis Ortiz. They weren’t working on increasing his launch angle as they were on creating a shorter swing for him to use with two strikes to extend at-bats. Truth: If Gallo is a little more effective with two strikes, it could be as significant an improvement for him as a change in the rules.

“I’m working on things to get better for next season,” he said. “And that’s with the shift still in place. I’m not counting on anything.”

But before the winter is over, he just might change the game.

And that’s something not even Bryce Harper will be able to say after he finishes counting up his millions.


Rule shift? Joey Gallo's ɼhristmas wish' would change the game for Rangers, MLB if granted

LAS VEGAS - About these winter meetings, taking place on the Las Vegas strip, there is this neat little narrative: A Vegas guy, Bryce Harper, could change the game this week by deciding from which team he would be willing to accept hundreds of millions of dollars.

The idea is right: A Vegas guy could force grand changes to the game.

It’s just the lead character that is wrong.

The guy with ability to change the game is that “other” Vegas guy: Joey Gallo.

Sure, Harper’s going to get $300 million or more on the free agent market. His agent, Scott Boras, is reportedly accepting visitors in a suite - or maybe more appropriately, the high stakes room - at the Aria down the strip from the winter meetings headquarters at Mandalay Bay. He’s going to change the balance of power in a division race for sure.

But nobody is contemplating making changes to the very fabric of the game for Harper. They are for Gallo. The banning or regulating of defensive shifts has been a significant topic of conversation at these meetings and has been ever since commissioner Rob Manfred suggested it earlier this year. At that time, it was just a crazy idea. Now, it appears to be real talking point.

“It would be a career-changing thing,” Gallo said Tuesday from 1,000 miles away back in Dallas where he has spent the entire offseason working out. “It would obviously be great for me, but also for other guys. It would be good for our game.”

It could be as big a change for the Rangers as any of the pitching acquisitions they may make this winter. Those are likely to be either unproven prospects or guys on short-term deals to bide time. Changing the shifting rules would dramatically impact the Rangers, who were among the most shifted teams in baseball last year. And also the most stubborn. They regularly either hit into the shifts or struck out.

The idea goes like this: Regulating shifts would increase offense. Increased offense means increased fan interest see NFL and NBA rule changes as prime examples. Increased interest means increased revenues. And owners just love increasing their revenues. The question MLB officials must wrestle with is: How much more offense will it actually create?

If you talk to MLB officials, you will find that at the center of any talk about a change in shifting rules, Gallo’s name enters into the conversation. When Gallo puts the ball in play, it either goes high or far - or both - and travels very, very fast. It is must-see TV or at least must-watch GIF.

While shifting has increased dramatically around baseball, Gallo faced the second most shifts in all of baseball last year. And it seemed to have an impact on him. Look at his weighted on-base average and the jump from his production in shifted at-bats to non-shifted at-bats is 83 points. Among the 20 most-shifted hitters, only Mike Moustakas, with a 90-point difference, had a bigger swing.

Last week, Hall of Fame baseball writer Jayson Stark wrote a piece about the possible end of shifting. Gallo retweeted the link and added to the top: “All I want for Christmas.”

The next day, St. Louis’ Matt Carpenter, the only player shifted more than Gallo, chimed in: “I’d fly to the North Pole with you and ask Santa in person.”

Gallo liked and retweeted the link.

To some, the idea of banning shifts to create more offense is a lazy way of addressing things. If a defense shifts, it creates other opportunities for an offense. It’s just up to the hitter to take advantage. And, no, we’re not talking about bunts.

New Rangers manager Chris Woodward doesn’t want Gallo to change his approach to beat the shift, per se. But he does want him to be aware of the situation.

“It's not that I want him to hit a ground ball to left field,” Woodward said. “When the situation calls for it, runner on second, two outs and there's nobody on the left side of the field, if he hits a ball off his left index finger, it's not a bad move, because he's going to get a base hit and we're going to score runs. He understood that. I don't want to define him as a, Hey, you've got to beat the shift every time.”

Gallo also understands that his Christmas wish is mostly just some self-deprecating humor. Por ahora.

He took some time Tuesday to talk about his stance on the shift, but it came after his second hitting session with new instructor Luis Ortiz. They weren’t working on increasing his launch angle as they were on creating a shorter swing for him to use with two strikes to extend at-bats. Truth: If Gallo is a little more effective with two strikes, it could be as significant an improvement for him as a change in the rules.

“I’m working on things to get better for next season,” he said. “And that’s with the shift still in place. I’m not counting on anything.”

But before the winter is over, he just might change the game.

And that’s something not even Bryce Harper will be able to say after he finishes counting up his millions.


Ver el vídeo: Viejitas Pero Bonitas Edición Navideña, Mejores Villancicos Navideños 2020 (Agosto 2022).